ENVIOS GRATIS | Plantillas compradas = 1€ destinado a #PorUnaPisadaGlobal

Todo sobre el pie cavo

En este apartado podrás encontrar qué es, cómo se soluciona, qué afectan a los pies cavo y las causas que lo provocan. Te aconsejaremos sobre los tratamientos que se deben aplicar para la resolución del problema o reducir el dolor significativamente.

¿Que es tener los pies cavos y cuáles son sus causas?

Se dice que se tiene el pie cavo cuando el pie presenta un arco excesivamente elevado (hay distintos grados), lo que provoca que todo el peso del cuerpo este apoyado en tan solo 2 partes de la planta (talón y zona metatarsal). Es importante recalcar que lo ideal es que apoye en 3 partes para no provocar dolor de pies al caminar o al estar mucho tiempo de pie, cansancio excesivo, calambres y/o sensación de hormigueo en pies y piernas, y reducir la aparición de callosidades y metatarsalgias. El mal apoyo sobre la planta, a veces, puede provocar dolores mayores y sufrir de espolón calcaneo y/o fascitis plantar.

Al parecer, no hay ninguna o evidencia científica que explique los pies cavos o planos que no sea por herencia genética.

Hay tres tipos de pies cavos, PRONADOR, NEUTRO y SUPINADOR.

Mejor tratamiento para pie cavo.

La solución más rápida y sencilla seria hacerse una operación, pero operar un pie es más complicado que un corazón así que hay que intentar buscar otra forma de aliviar el dolor. ¿Cómo? Aquí te presentamos algunos consejos para ayudarte a reducir las molestias provocadas por pies cavos:

  1. Realizar ejercicios + estiramientos de manera constante.

 

  1. Calzar unas plantillas que se adapten a la planta de la mejor manera posible. Estas deberían estar compuestas de material viscoelástico (especialmente para pies planos y supinador) ya que permiten amoldarse perfectamente a la planta del pie además de tener efecto memoria.

 

  1. En caso de que sea muy pronunciado debería ir al podólogo y hacer una plantillas ortopédicas específicas para pie cavo, cavo-valgo, etc...

Síntomas o indicios de pie cavo

Los síntomas más frecuentes, ya sea en adultos o niños con pies cavos, son:

  • Dolor en la zona del arco y del talón.
  • Dolor en el antepié y en la parte inferior de los dedos.
  • Calambres.
  • Rigidez de las articulaciones.
  • Mucho cansancio al estar mucho tiempo de pie o caminar.
  • Tensión muscular.
  • Tendinitis.
  • Dedos en garra.
  • Sensación de hormigueo.